No consiguen bajar los índices de obesidad

A pesar de las medidas tomadas por los organismos de salud de los diferentes estados encolumnados detrás de la propuesta de Michelle Obama para reducir el nivel de obesidad, los Estados Unidos no logra números alentadores. El nivel Las tasas de obesidad volvieron a subir el año pasado en Estados Unidos, donde 28 estados reportaron que los adultos son más obesos que hace un año, dijeron el martes dos grupos de apoyo.

La obesidad sólo cayó en el distrito de Columbia, y las agrupaciones advirtieron que lidiar con la epidemia debería ser un elemento vital de la reforma del sistema de salud.

“La obesidad es uno de los mayores desafíos a la salud pública que ha enfrentado el país, y existen perturbadoras disparidades relacionadas con la etnia, la región y los ingresos”, dijo Jeffrey Levi, director de Trust for America’s Health, que auspició el reporte junto con la Fundación Robert Wood Johnson Foundation.

Levi dijo que Estados Unidos tomó “medidas audaces” para combatir la obesidad, pero la respuesta aún debe traducirse en personas más delgadas, sobre todo en los estados del sur.

El ranking anual halló que 10 de los 11 estados con las mayores tasas de obesidad se encuentran en el sur. Mississippi es el número uno por sexto año consecutivo, con el 33,8 por ciento dentro de esa categoría.

Más del 25 por ciento de los adultos en 38 estados son obesos. El grupo étnico y la pobreza siguen teniendo un impacto en la enfermedad.

Los niveles entre los afroamericanos y los latinos fueron mayores que entre los blancos en al menos 40 estados y en el distrito de Columbia. El 35 por ciento de los adultos que ganan menos de 15.000 dólares por año son obesos, frente al 24 por ciento de los que perciben 50.000 dólares por año o más. El reporte también incluye un nuevo sondeo sobre obesidad infantil conducido por Greenberg Quinlan Rosner Research y American Viewpoint.

Según esta encuesta, el 80 por ciento de los estadounidenses reconocen que la obesidad infantil es un creciente y significativo desafío nacional y el 50 por ciento cree que el problema es tan importante que se debería invertir dinero para combatirlo. El sondeo también detectó que el 84 por ciento de los padres creen que sus hijos tienen un peso saludable. Pero las investigaciones muestran que un tercio de los niños y adolescentes -más de 12 millones- son obesos o tienen sobrepeso.

Los grupos vieron ciertas señales de progreso, como la incorporación de disposiciones en la reforma de salud para la prevención de la enfermedad y el bienestar, un equipo de la Casa Blanca que propone medidas para combatir la obesidad infantil y la iniciativa “Let’s Move”, lanzada por la primera dama Michelle Obama, que busca erradicar el problema en una generación. Tener sobrepeso u obesidad eleva el riesgo de enfermedad cardíaca, diabetes, algunos cánceres, artritis y otras condiciones.

Fuente:   Reuters Health

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *