Nada hace más felices a los obesos que adelgazar

Adelgazar, aunque sea poco, siempre es positivo para los obesos. Asi lo afirmó la doctora Susana Monereo, jefa de Endocrinología del Hospital Universitario de Getafe y miembro de la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición (SEEN) y la Sociedad Española para el Estudio de la Obesidad (SEEDO), durante la reunión ‘I Debate sobre obesidad y sobrepeso: el problema creciente de la grasa visceral’.

La especialista definió la obesidad como un problema “sin solución” y sobre el que “habría que luchar como en su día se luchó contra el hambre”. La endocrina también destacó que para que los pacientes se comprometan en conseguir dejar de ser obesos, le es más útil apelar a la mejora que va a suponer para su calidad de vida que para la salud.

“Los pacientes se alegran cuando consiguen abrocharse los zapatos, subir unas escaleras sin cansarse, dejar de tener que comprarse ropa en la sección de tallas especiales. No hay nada que haga más feliz a la gente que perder peso”, recalcó.

Por su parte, el responsable del grupo de trabajo de Obesidad y Diabetes de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN), el doctor José Javier Mediavilla, reconoció que, desde Atención Primaria, se ha de hacer un mayor hincapié en la prevención ya que, aunque la obesidad es una enfermedad a controlar en AP, en ocasiones puede requerir para su control la colaboración del médico de familia y de un especialista.

Mediavilla explicó que, según los protocolos, los pacientes que pasan por las consultas del médico de cabecera (un 80% de la población cada año) sólo se han de pesar una vez cada cuatro años, algo “insuficiente”.

La medida del perímetro de la cintura es el mayor indicador de la presencia de grasa visceral, un parámetro que se considera más relacionado con el síndrome metabólico, que la medida por antonomasia del sobrepeso y la obesidad, el índice de masa corporal.

De este debate surgió una comparativa que se hizo entre una modelo con IMC de 19 y un luchador de sumo (falsos delgados), y que demostraba que la grasa visceral era menor en el segundo. Además, “este tipo de grasa no desaparece con la liposucción, hay que tratarla con dieta, ejercicio y tratamiento farmacológico”.

Según Monereo, “el tratamiento de la grasa visceral es muy importante para pacientes con un poco de sobrepeso, ya que mejoran muchísimo metabólicamente”.

Otro de los puntos que se abordó en el debate fue el papel del farmacéutico. La dietista y miembro de la Sociedad Española de Farmacia Comunitaria (SEFAC), Ana Isabel Serrano destacó el esfuerzo que se está haciendo para formar a su colectivo en el abordaje de la obesidad y el sobrepeso ya que, tal y como apuntó, puede ser la solución para las personas que no consideran que tienen un problema y evitan así acudir al médico.

“Lo primero que hay que entender para abordar el problema del sobrepeso y la obesidad es que no se trata sólo de adelgazar, es necesario cambiar hábitos en el estilo de vida”, dijo Monereo.

Fuente: www.europapress.es

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *