Los estadounidenses hacen ejercicio pero aún son obesos

Gracias a los planes desarollados por salud pública con ayuda de Michelle Obama, los estadounidenses se han mentalizado de la importancia de hacer ejercicio físico. Pero a pesar de haber más estadounidenses haciendo ejercicio físico,   las tasas de obesidad y tabaquismo no cambiaron.

Un sondeo de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC por su sigla en inglés) halló que la cantidad de personas obesas se congeló el año pasado en alrededor del 28 por ciento de los adultos, en comparación con el 2008.

Pero el 34,7 por ciento afirmó que en el 2009 hacía actividad física recreativa de forma regular, desde el 31,9 por ciento en el 2008. Y el 39,8 por ciento dijo que se había realizado el test del sida, un poco más que el 38,7 por ciento del 2008.

Expertos en salud y el Gobierno estadounidense recomendaron hacer ejercicio a diario -alrededor de una hora por día de actividad moderada para la mayoría de los adultos- para evitar subir de peso y prevenir la enfermedad cardíaca, la diabetes y el cáncer.

Los CDC también aconsejan que todos los adultos se hagan el test de VIH. Su estimación es que alrededor de 1 millón de estadounidenses están infectados con el virus de inmunodeficiencia humana que causa el sida, pero más del 20 por ciento no han sido examinados y no lo saben.

Algunos otros datos del Centro Nacional de Estadísticas de Salud de los CDC son:

* La prevalencia de la obesidad entre los adultos de más de 20 años aumentó del 19,4 por ciento en 1997 al 28 por ciento en el 2009.
* El año pasado, el 9 por ciento de los adultos mayores de 18 años tenían diabetes, desde el 8,2 por ciento en el 2008 y el 5 por ciento en 1997.
* El 20,6 por ciento de los adultos fumaban, un porcentaje muy similar al del 2008.
* Casi el 23 por ciento de los adultos habían tenido al menos un día de consumo excesivo de alcohol en el 2009, que es definido como cinco bebidas o más en un día.
* La mayoría de los estadounidenses creen que son saludables. Más del 66 por ciento dijo que tenía una salud excelente o muy buena, menos que el 68,5 por ciento del 2008. El 2,4 por ciento respondió que tenía un mal estado de salud.
* Poco más del 4 por ciento de los estadounidenses afirmaron que habían sufrido un ataque de asma el año pasado.

Fuente: Reuters Health

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *