La obesidad será primera causa de mortalidad en este siglo

Sólo hace medio siglo que la obesidad se introdujo como factor diagnóstico en la Clasificación Internacional de Enfermedades. Desde entonces su prevalencia ha aumentado de tal forma que “se convertirá en la principal causa de mortalidad y de morbilidad en este siglo y, como consecuencia, se verán amenazados muchos de los beneficios obtenidos en el ámbito de la salud en décadas pasadas”, pronostica Gema Frͼhbeck, presidenta electa de la Sociedad Europea para el Estudio de la Obesidad (EASO), especialista del Departamento de Endocrinología y Nutrición de la Clínica Universidad de Navarra y directora del Laboratorio de Investigación Metabólica de la Universidad de Navarra.

Con motivo de la celebración este sábado del Día Europeo de la Obesidad, la doctora Frͼhbeck ha querido recordar los riesgos que implica el exceso de peso a la hora de padecer otras enfermedades, entre las que destacan las patologías cardíacas, hipertensión, diabetes tipo 2, accidentes cerebrovasculares, osteoartritis y algunos tipos de cáncer.

Además, la obesidad también provoca graves alteraciones psicosociales y otras enfermedades severas asociadas “que inciden en la disminución de la esperanza de vida”, ha explicado esta experta, miembro del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (CIBERobn), dependiente del Ministerio de Ciencia e Innovación.

Según Frͼhbeck, la obesidad es actualmente un problema de salud infradiagnosticado e infratratado. “Los principales organismos internacionales especializados en este ámbito recomiendan perder entre un 5 y un 10 por ciento de peso como principal estrategia para el tratamiento de la obesidad y de sus comorbilidades”.

Esta enfermedad afecta ya a más de 300 millones de personas en el mundo y “se ha convertido en una auténtica epidemia”, manteniendo una tendencia ascendente tanto en la población adulta como en la infantil y juvenil, señalan los responsables del CIBERobn en un comunicado.

Según las estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), en 2015 un total 41 millones de personas fallecerán como consecuencia de una enfermedad crónica, que en los próximos diez años acapararán el 80 por ciento del gasto sanitario mundial. En este sentido, la OMS achaca la proliferación de estas afecciones a una “alimentación inadecuada, el consumo de tabaco y la falta de actividad física”.

En este sentido, el lema del próximo Día Europeo de la Obesidad, ‘5-10 para una Europa más saludable’, pretende conseguir apoyo y respaldo para ayudar a los ciudadanos con sobrepeso a perder entre un 5 y un 10 por ciento del peso corporal total, mejorar la salud de los países europeos y revertir la epidemia de la obesidad en el continente.

En conclusión, la presidenta de la EASO ha recomendado adquirir “un estilo de vida saludable fundamentado en una dieta equilibrada y en el ejercicio físico, factores que deberían tenerse muy en cuenta”, aunque sean los de siempre y acaben aburriendo un poco.

La adopción de hábitos de vida saludables, unida a un aumento de la actividad física, consigue “mejorar la composición corporal, factor asociado a importantes reducciones de marcadores de la obesidad abdominal, al aumento de la masa musculoesquelética, lo que se traduce en una disminución del riesgo de morbilidad y mortalidad”.

En definitiva, a juicio de la especialista, los beneficios de la pérdida de peso no sólo inciden en las enfermedades relacionadas con la obesidad o con problemas metabólicos o mecánicos, “sino que también afectan a factores relacionados con una mejor calidad de vida, más saludable, así como con los sentimientos de bienestar social y emocional”.

Fuente: EUROPA PRESS

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *