Hormona responsable de ansiedad por alimentos ricos en calorías

Está a dieta y sabe que tiene que mantenerse alejado de los refrigerios altos en calorías. Aún así sus ojos se siguen fijando en esa caja de chocolates, y usted desea que hubiera una pastilla para frenar su impulso de comerlos.

Pues esa pastilla podría ser una posibilidad real algún día, de acuerdo con los hallazgos presentados el martes en la reunión anual de la Endocrine Society en San Diego. Esta pastilla bloquearía la actividad de la grelina, la “hormona del hambre” que estimula los centros del apetito del cerebro.

El estudio, publicado por el Dr. Tony Goldstone, endocrinólogo consultor del Consejo Británico de Investigación Médica del Centro de Ciencias Clínicas del Imperial College de Londres, demostró que la grelina aumenta el deseo de comer alimentos ricos en calorías en los humanos.

“Se sabe por estudios en animales y humanos que la grelina hace que las personas tengan más hambre”, dijo Goldstone. “Existía la sospecha por investigaciones llevadas a cabo en animales que también puede estimular las vías de la recompensa en el cerebro y que tal vez esté implicada en la respuesta a los alimentos más gratificantes, pero no teníamos ninguna prueba en humanos”.

El estudio que aportó dicha prueba pidió a 18 adultos sanos que miraran fotografías de diferentes alimentos durante tres días por la mañana, una después de saltarse el desayuno, y dos a los 90 minutos tras el desayuno. En una de las mañanas que había desayuno, todos los participantes recibieron inyecciones, algunas de agua salada y otras de grelina. Luego vieron las fotografías de alimentos ricos en calorías tales como chocolate, pastel y pizza, y de alimentos bajos en calorías como ensaladas y verduras.

Los participantes usaron un teclado para puntuar la intensidad con la que se sentían atraídos por esas imágenes. Los alimentos bajos en calorías recibieron más o menos la misma calificación, independientemente del contenido de las inyecciones. Pero los alimentos ricos en calorías, sobre todo los dulces, recibieron mayores calificaciones entre los que recibieron la grelina.

“Al parecer altera el deseo de comer alimentos ricos en calorías más que los bajos en calorías”, señaló Goldstone con respecto a la grelina.

Ese efecto fue especialmente pronunciado cuando los participantes ayunaron la noche previa al estudio. “Sabemos que cuando se ayuna, se tiende a desear más los alimentos ricos en calorías”, dijo Goldstone. “Así que simulamos ese efecto”.

Por tanto, una pastilla que bloquee la actividad de la grelina podría ser útil para los que hacen dieta y varias compañías farmacéuticas están trabajando para desarrollarla, apuntó. No será algo que pueda tomar cuando se sienta tentado ante un plato de comida, porque el efecto bloqueador podría tardar algún tiempo en actuar, pero podría formar parte del régimen global para bajar de peso, señaló Goldstone.

“Si se desarrolla, podría tener el particular efecto de bloquear el deseo de comer alimentos ricos en calorías”, apuntó.

Los resultados del estudio no son una sorpresa, dijo Alain Dagher, profesor asociado de neurología en la Universidad McGill de Montreal, que ha estado estudiando la grelina.

En su investigación, escáneres de IRM de animales encontraron que la “grelina aumenta la respuesta del cerebro a los alimentos”, apuntó Dagher. “Así que no sorprende que una sola inyección en humanos apoye un cambio hacia alimentos ricos en calorías en general”.

Dagher continúa con sus estudios. “Estamos tratando de conocer de forma más específica cómo la grelina actúa sobre el cerebro, qué regiones del cerebro afecta y cómo estos efectos se traducen en comer”, señaló.

La grelina podría no desempeñar un papel en la causa de la obesidad, pero sí actuar para mantener a las personas obesas al reducir su capacidad para bajar de peso, apuntó Dagher.

Fuente: HealthDay News

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *