Estresorexia , efecto del estres

La vida moderna hace que las mujeres tengamos demasiadas ocupaciones , si bien hemos ganado mucho terreno en pos de la igualdad de género, los hombres no han hecho lo mismo y siguen delegando todo en nosotras.

La crianza de los hijos, las tareas domésticas, los problemas del trabajo… En fin suele pasar que nos sentimos abrumadas por tanta exigencia.

Algunas veces es tanto el estres que dejamos de comer con la excusa de falta de tiempo, pues ten cuidado porque puede ser que sufras de estresorexia. Es un trastorno alimenticio que afecta principalmente a la población femenina de entre 30 y 40 años.

Este trastorno lo padecen casi siempre mujeres que trabajan y destacan por ser exitosas en el medio laboral en el que se desenvuelven, además de que tienen grandes expectativas sobre sí mismas. El estrés es el principal desencadenante de este padecimiento.

“Las mujeres con estresorexia quieren comer, pero tienen tantas presiones laborales que empiezan a saltarse comidas y su cuerpo se acostumbra a recibir sólo una o dos comidas al día, sin reflexionar sobre los severos daños a la salud que esto puede ocasionarles”, explica el médico bariatra Alberto Balderas Barbosa.

Estas mujeres suelen calmar su hambre con bebidas estimulantes, como refresco de cola y café. “Hay personas que padecen este trastorno, pero no lo saben. Son aquellas que suelen decir: ‘No comí porque tuve mucho trabajo y estuve de junta en junta’. “Muchas de ellas se quedan en la oficina a la hora de la comida, y cuando los compañeros les preguntan si comerán, ellas dicen que sí, pero no lo hacen”, menciona el experto.

El especialista indica que las mujeres con este trastorno deben darse tiempo para realizar tres comidas al día sin importar la cantidad de trabajo que tengan. A quienes se les complica demasiado salir a comer a un restaurante por la carga laboral, Balderas Barbosa les recomienda prepararse sus alimentos en casa y llevárselos al trabajo.

Asimismo, les aconseja buscar el espacio adecuado para comérselos, pues la mayoría de los centros laborales tienen lugares designados para ello. De acuerdo con el especialista, aunque las mujeres coman en su trabajo deben destinarle un tiempo razonable y estar conscientes de que tienen que hacerlo con calma y sin prisas. La idea es que se desestresan.

Para el especialista, es fundamental que dediquen 20 minutos, al menos, a la ingesta de sus alimentos. El problema es que en muchas empresas se incentiva a los trabajadores a comer en el menor tiempo posible e incluso en su lugar de trabajo, alerta Balderas Barbosa.

Las mujeres que padecen estresorexia presentan los siguientes comportamientos:

-Frecuentemente inventan excusas para no comer en público.

-Ignoran los comentarios de las personas que les dicen que su apariencia es de alguien que está enfermo.

-Justifican o hacen pasar como un hecho casual el saltarse comidas.

-Utilizan bebidas energizantes para aumentar el rendimiento, aunque después empiezan a sentirse muy débiles.

Fuente: impre.com

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *