Alfacarotenos para la longevidad

Los niveles elevados en sangre de alfacarotenos antioxidantes parecen asociarse con un menor riesgo de morir en un periodo de 14 años, según un estudio de los Centros de Control y Prevención de las Enfermedades en Atlanta (Estados Unidos) que se publica en la revista ‘Archives of Internal Medicine’.

Los daños al ADN relacionados con el oxígeno, las proteínas y las grasas podrían participar en el desarrollo de enfermedades crónicas como la enfermedad cardiaca y el cáncer. Los carotenoides, incluyendo los betacarotenos, alfacarotenos y licopenos, son producidos por plantas y microorganismos y actúan como antioxidantes, contrarrestando estos daños. Los carotenoides del organismo humano se obtienen principalmente a través del consumo de frutas y vegetales ricos en estos nutrientes o a través de suplementos antioxidantes.

Los investigadores, dirigidos por Chaoyang Li, evaluaron la relación entre los alfacarotenos y el riesgo de mortalidad entre 15.318 adultos de 20 años o más que participaron en un estudio nacional estadounidense de salud y nutrición. Los participantes pasaron por exámenes médicos y proporcionaron muestras de sangre entre 1988 y 1994, y recibieron seguimiento hasta 2006 para determinar si morían o cómo lo hacían.

A lo largo del estudio fallecieron 3.810 participantes y el riesgo de morir era menor entre aquellos con mayores niveles de alfacarotenos en la sangre. En comparación con individuos con niveles entre 0 y 1 microgramos por decilitro, el riesgo de mortalidad durante el estudio era un 23 por ciento menor entre quienes tenían concentraciones de entre 2 y 3 microgramos por decilitro; un 27 por ciento menor entre los que tenían entre 4 y 5 microgramos por decilitro; un 34 por ciento menos en niveles entre los 6 y los 8 microgramos y el 39 por ciento menor para niveles de 9 microgramos o más.

La concentración superior en alfacaroteno también parecía asociarse con un menor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular o cáncer, además de por todo tipo de causas.

Los alfacarotenos son químicamente similares a los betacarotenos pero podrían ser más eficaces inhibiendo el crecimiento de las células del cáncer en el cerebro, hígado y piel. Los elementos de la dieta que contienen más alfacarotenos son los vegetales de colores amarillos y naranjas, como zanahorias, batatas o calabaza y los de color verde oscuro como el brócoli, las judias verdes, los guisantes o espinacas.

Los autores concluyen que estos resultados apoyan el mayor consumo de frutas y vegetales como forma de evitar la muerte prematura y sugiere la necesidad de investigación clínica sobre los beneficios de los alfacarotenos.

Fuente: EP

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *