Actividad física extraescolar excelente para niños obesos

Dos años de actividad física fuera del horario escolar ayudó a adelgazar a un grupo de alumnas de cuarto y quinto grado con sobrepeso u obesidad, mientras que los niños no redujeron su peso pero redujo los niveles de colesterol en ambos grupos , según un estudio realizado en España.

Eso sugiere que los niños españoles, que están entre los que tienen más sobrepeso del mundo, se beneficiarían con actividades físicas extra escolares y supervisadas, precisó en Journal of Pediatrics el equipo del doctor Vicente Martinez-Vizcaino, de la Universidad de Castilla-La Mancha, en Cuenca.

Desde septiembre del 2004, 10 escuelas en la región española de Cuenca participaron en el programa MOVI, que promueve realizar 90 minutos de juegos, baile o deportes como fútbol o baloncesto luego de clases, tres veces por semana.

A fines de junio del 2006, seguían participando del programa 190 de los 234 varones y 185 de las 231 mujeres que lo habían comenzado dos años antes.

El equipo comparó su peso, grasa corporal y grasa en sangre antes y después del programa. También midió esos indicadores a 500 alumnos de la misma edad de 10 escuelas de otras áreas y que no adhirieron al MOVI.

Inicialmente, el 32 por ciento de las niñas activas y el 29 por ciento de las niñas sedentarias tenían sobrepeso u obesidad. A los dos años, el 26 por ciento de las niñas activas (participantes del MOVI) y el 27 por ciento de las niñas sedentarias seguían con sobrepeso/obesidad.

En los varones, el 30 por ciento de los que hacían actividad física y el 33 por ciento de los sedentarios comenzaron con sobrepeso u obesidad. A los dos años, esos valores eran 28 y 32 por ciento, respectivamente.

Durante el estudio, tanto en las niñas activas como en las sedentarias disminuyó el nivel de grasa corporal. En cambio, en los varones activos, la grasa corporal aumentó levemente, pero en los varones sedentarios, la cantidad de grasa se mantuvo relativamente estable.

Si bien los investigadores desconocen por qué hubo esas diferencias de género en cuanto a los beneficios obtenidos, opinan que podría ser que los varones tenderían a ser más activos que las mujeres.

El equipo sospecha también que el gran interés público en el programa MOVI hizo que muchas escuelas no participantes comenzaran a ofrecer programas de actividad física extra escolar durante el segundo año.

La participación en el MOVI también tuvo efectos positivos en los niveles de colesterol. El colesterol total bajó casi 7 puntos en las niñas activas, comparadas con el grupo sedentario, y más de 4 puntos en los varones activos, a diferencia de los varones sedentarios.

Dado el interés y la satisfacción generalizada que provocó el programa MOVI, el equipo opinó que valdría la pena no sólo continuarlo, sino también expandirlo.

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *