• Sin categoría

Vitamina D para prevenir infecciones

Ya eran conocidas muchas   propiedades de la Vitamina D, para la absorción del fosforo y el calcio. Se ha dado a conocer un estudio que relaciona la vitamina D con la prevención de infecciones.

Aunque el 90 por ciento de la vitamina D se produce en la piel mediante la exposición al sol, se puede obtener aumentando el consumo de alimentos como el salmón, las sardinas y los boquerones; atún y bonito, fresco o congelado; quesos grasos, margarina, champiñones, huevos, quesos curados y semicurados o frescos, la leche o el yogur, según informa la Clínica Universidad de Navarra en su web.

Los científicos ya sabían que la vitamina D era importante para luchar contra las infecciones, pero hasta ahora no habían reparado en que las células T ni siquiera se movilizan ante los microorganismos peligrosos si no disponen de una dosis suficiente de vitamina D en la sangre.

La vitamina D es absolutamente imprescindible para activar el sistema inmunitario, pues sin ella las células T -encargadas de erradicar los virus o bacterias- no logran reaccionar ante una infección grave.

Así lo afirma un estudio publicado en la revista Nature Inmunology, en el que el profesor de inmunología y microbiología de la Universidad de Copenhague Carsten Geisler explica por qué esa vitamina es esencial.

Geisler señaló que cuando las células T, un tipo de glóbulos blancos que detectan y matan grupos de bacterias o virus, están expuestas a un patógeno externo, emiten un receptor o antena que busca la vitamina D.

“Si las células T no encuentran suficiente vitamina D en la sangre, ni siquiera empezarán a movilizarse”, dijo.

Según explicó el investigador a Efe, aunque serán necesarios más estudios al respecto, los resultados indican que “un incremento en el consumo de vitamina D reduciría el riesgo de contraer infecciones, enfermedades autoinmunes como la esclerosis múltiple o la diabetes, algunos tipos de cáncer y la osteoporosis”.

El 90 por ciento de la vitamina D se produce en la piel mediante la exposición al sol, por lo que “si estamos lejos del sol puede haber una carencia de vitamina D en nuestra sangre”, aseguró.

El científico recomienda que en estos casos se tomen suplementos de esta vitamina, o bien en forma de pastillas o comiendo pescados grasos.

Entre los alimentos ricos en vitamina D se encuentran el salmón, la caballa, el arenque, los huevos y el aceite de hígado de pescado.

“En muchas grandes ciudades en los inicios de la industrialización la contaminación del aire redujo la luz solar y gran parte de la población desarrolló carencias de vitamina D que provocaron raquitismo e infecciones”, afirmó.

Fuente: ABC.es

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

1 Respuesta

  • Comentarios1
  1. Avatar de andrea andrea dice:

    hoy he cenado salmon a la plancha, buenissimo, envuelto en papel de plata con un poco de aceite.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *