• Sin categoría

Un arroz para cada necesidad

Existen más de 2.000 variedades en todo el mundo y no sólo difieren en la forma y el color. En función de la que elija podrá enriquecer el sabor de los platos, elaborar sushi o luchar contra el estreñimiento

Corto o redondo
Es el más popular   y, por tanto, el que más se utiliza. La zona de Levante y el Delta del Ebro son los lugares donde se cultiva. A su corto tamaño se une, además, su forma redonda. Cuando se cocina tiende a apelmazarse y posee una generosa cantidad de almidón en su composición. Gracias a la textura cremosa que le otorga al líquido en el que se cuece resulta perfecto para elaborar arroz con leche. Dado que una vez cocido los granos permanecen juntos, no es de extrañar que sea la variedad más indicada a la hora de hacer sushi. Una vez cocinado, aporta un sabor suave que se extiende al resto de los alimentos que lo acompañen.

Basmati
De grano largo y fino su cultivo es originario del Himalaya. Está considerado como uno de los arroces más aromáticos. De ahí que su nombre signifique Reina de las fragancias. A diferencia del grano largo, el tamaño del basmati puede, incluso, duplicarse después de su cocinado. Al paladar resulta un arroz muy suave, ideal para acompañar todo tipo de carnes y pescados. Además, también se puede emplear para elaborar multitud de platos, entre los que destaca el arroz al curry, así como todo tipo de ensaladas exóticas. Está disponible en dos variedades: blanco y moreno, aunque sus características organolépticas son similares.

Largo
Popular en España, cuenta con una gran aceptación en todo el mercado internacional por su elevada calidad. Largo y delgado, supera los seis milímetros de longitud. A diferencia del corto, después de su cocción los granos no se apelmazan y se mantienen separados. Esto se debe a la escasa cantidad en su composición de un componente propio del arroz, la amilopectina. Por este motivo, resulta perfecto a la hora de preparar ensaladas o como acompañamiento de carne o pescado. A modo de truco, si mientras se cuece le añade al agua una cucharadita de zumo de limón, se incrementará su color blanco y le dará un aspecto más apetitoso.

Vaporizado
Esta variedad cuenta con la ventaja de que ni se pasa ni se pega. Además de ser uno de los preferidos por los consumidores, sobre todo porque permite cocer grandes cantidades y mantenerlo en la nevera durante varios días, en su composición posee más nutrientes que el blanco tradicional, sobre todo en cuanto a vitaminas del grupo B. Por su fácil digestibilidad supone una alternativa a tener cuenta entre las personas que tienen el estómago delicado. Otra de sus ventajas es que disminuye la absorción de grasas y, por su riqueza en fibra aporta una mayor sensación de saciedad y evita el estreñimiento.

Integral
Existen muchas variedades de arroz integral, incluso de cultivo biológico. Frente al blanco, aporta más vitaminas del grupo B y fibra, lo que se traduce en un buen aliado a la hora de paliar el estreñimiento, en dietas de adelgazamiento y para personas con el colesterol elevado. Su tonalidad oscura se debe a que conserva parte del salvado de la cáscara. A diferencia de otras variedades, requiere un tiempo de cocción más prolongado, entre 30 y 45 minutos. En cuanto a su contenido en minerales, destaca por su riqueza en potasio, magnesio y hierro. Su sabor es más denso que otros tipos y, en muchos casos, al paladar le resulta similar al de la nuez.

Salvaje
Considerado como un «alimento sagrado » para los indios, cuenta con muchos problemas a la hora de cosecharlo, por lo que no es de extrañar que tenga un precio muy elevado. Su color oscuro le confiere un sabor avellanado que hace que sea muy apreciado en la cocina. A la hora de elaborarlo conviene tener en cuenta que absorbe mucho líquido, hasta cuatro veces su propio volumen, por lo que cunde mucho. Si antes de cocinarlo se pone la noche anterior en remojo se reduce considerablemente su tiempo de cocción. En vez de necesitar una hora, con este truco lo tendrá listo en 20 minutos. Resulta perfecto para tomarlo solo o como guarnición.

Fuente: LaRazon.es

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *