Los pacientes obesos reciben mejor atención que los de peso normal

En contradicción con las preocupaciones de que los estadounidenses obesos reciben atención de la salud de menor calidad, un estudio reciente no halla diferencia en la calidad de la atención médica que reciben, en comparación con la de los pacientes de peso normal.

De hecho, la calidad de la atención para los obesos en realidad podría ser mejor y más agresiva que la que reciben las personas de peso normal, dijeron los autores del estudio.

“Contrario a nuestras expectativas, hallamos que en ciertas medidas, los pacientes con exceso de peso en realidad recibían un poco más de la atención recomendada”, la Dra. Virginia W. Chang, investigadora líder y profesora asistente de medicina y sociología de la Universidad de Pensilvania.

El estudio aparece en la edición del 7 de abril de la Journal of the American Medical Association.

Chang señaló que el estudio fue motivado por encuestas que hallaron que muchos médicos y profesionales de la salud “reconocen abiertamente tener actitudes negativas hacia pacientes obesos. Dicen que no se sienten satisfechos cuidando de pacientes obesos. “Lo consideran incómodo, desagradable y poco gratificante desde el punto de vista profesional”.

Los pacientes obesos son sensibles a esto, agregó. “Muchos pacientes obesos dirán que experimentan estigmas relacionados con el peso de un médico o nombrarán médicos como fuente primaria del sesgo relacionado con el peso”, señaló Chang.

Estas actitudes dejaron a Chang preguntándose si el estigma de alguna manera podría reducir la calidad de la atención que reciben los pacientes obesos.

Para determinarlo, su equipo le dio seguimiento a ocho medidas de calidad comunes sobre la atención médica, como la atención de la diabetes, la vacunación neumocóccica, la vacunación contra la influenza y las evaluaciones de los cánceres de mama, colorrectal y cervical.

Los investigadores evaluaron estas medidas de calidad para más de 36,000 pacientes de Medicare y 33,550 pacientes de Veterans Administration.

El equipo de Chang encontró que entre todas las medidas de calidad en ambos grupos de pacientes no hubo indicación de que los pacientes obesos o con exceso de peso tenían menos probabilidades de recibir la atención recomendada, en comparación con pacientes de peso normal.

Los investigadores hallaron que en muchos casos, los pacientes obesos y los que tenían sobrepeso eran más propensos a recibir atención óptima, en comparación con los pacientes de peso normal.

Se observaron tratamientos más agresivos para pacientes obesos en el grupo de Medicare, en donde a muchos pacientes obesos o con exceso de peso se les evaluaron los niveles de colesterol y glucemia.

Además, una cantidad ligeramente superior de pacientes obesos y de pacientes con exceso de peso de ambos grupos recibieron vacunas contra los virus de gripe y de neumococo. En la población de Medicare, también hubo niveles ligeramente superiores de evaluación del cáncer de mama. Entre los pacientes de VA, hubo un mayor nivel de evaluación de cáncer colorrectal y de cuello uterino, frente a los pacientes de peso normal.

“Aunque podría ser cierto que los médicos y otros proveedores de atención de la salud tienen actitudes negativas hacia la obesidad, no parece causar una menor calidad de la atención. En realidad están haciendo un buen trabajo”, aseguró Chang.

Otro experto estuvo de acuerdo.

“Creo que nuestros pacientes obesos a veces reciben mejor atención que la gente que no debido a sus los factores de riesgo conocidos”, aseguró el Dr. Robert Schwartz, profesor y director del departamento de medicina familiar y salud comunitaria de la Facultad de Medicina Miller de la Universidad de Miami. “Entonces, si un paciente obeso viene a mi consultorio, probablemente seré extremadamente cauto en lugar de lo contrario”.

Schwartz anotó que los pacientes obesos podrían sentir que tienen más dificultades con el sistema de atención de la salud porque la recomendación usual de los médicos con frecuencia es hacer dieta y perder peso.

“Muchos pacientes obesos son sensibles con su condición”, anotó. Sin embargo, los problemas de salud relacionados con la obesidad, como diabetes y enfermedad cardiaca, significa que estos pacientes necesitarán más atención médica.

Los pacientes obesos también necesitan mucho apoyo para optimizar su atención, aseguró Schwartz.

“Hace falta un método de equipo. Necesitan acudir a un nutricionista. Necesitan entrar a un programa de fisioterapia. Necesitan asegurarse de que no tienen diabetes y, si así es, hay que abordar el problema”, dijo. “Es un problema mucho más complejo que la manera en que solemos atender la obesidad”.

Fuente: healthfinder.gov

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *