Los lácteos descremados no ayudan a los niños a adelgazar

En Australia se realizó un estudio para evaluar el efecto del consumo de lácteos descremados en el caso de niños que realizan dietas para adelgazar. En el estudio se destacó que los niños que reemplazan los productos lácteos enteros por descremados consumen menos grasa saturada, pero sus pesos no tuvieron cambios significativos.

Debido a que los niños compensaban la reducción de calorías ingerias consumiendo otros alimentos, pero igualmente obtenían beneficios al reducir el consumo de grasas saturadas, como proteger a los niños de desarrollar enfermedad cardíaca a futuro.

Para el estudio, Gilly Hendrie y Rebecca Golley, de la Organización de Investigación Científica e Industrial Commonwealth, dividió en dos grupos a 145 niños de entre 4 y 13 años.

Le pidieron a un grupo que durante seis meses reemplazara los productos lácteos que consumían por su versión descremada. Otro grupo utilizado como control no recibió consejo nutricional alguno. Ambos grupos consumieron cantidades similares de lácteos y el valor total de calorías se mantuvo más o menos estable durante el estudio.

Al inicio del estudio y a los tres y seis meses, un grupo de enfermeras entrevistó a los niños y a sus padres sobre el consumo de lácteos. Además, les extrajo muestras de sangre a los niños y les midió el IMC y la circunferencia de cintura.

El grupo tratado con lácteos descremados consumió menos grasa total. Al final del estudio, esos niños obtenían el 13,3 por ciento de las calorías totales de grasas saturadas, comparado con el 16,6 por ciento del grupo de control.

Ese fue un cambio significativo, según Franklin, pero aun por encima del 10 por ciento que recomienda el Departamento de Agricultura de Estados Unidos. El experto señaló que los niños de Estados Unidos ingieren una dosis más próxima a la recomendada que los de Australia. También se registró una reducción pequeña de los niveles de colesterol en el grupo que había reemplazado los lácteos, aunque el tamaño de cintura, el IMC y el peso se mantuvieron.

Según Greg Miller, del Consejo Lácteo Nacional que representa a la industria láctea de Estados Unidos, estos datos coinciden con estudios previos sobre niños en los que la leche tiene un efecto positivo o neutral en la composición corporal. “Gran cantidad de investigadores sostienen que si hacemos que la gente consuma productos descremados o reducidos en grasa, lograrían ese efecto en el peso”, dijo Miller. Pero, como muestra el estudio, los niños compensan las calorías perdidas con cualquier otro alimento. De modo que concentrarse sólo en la leche no ayudaría, finalizó Miller.

FUENTE: The American Journal of Clinical Nutrition

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *