La vitamina D contra la obesidad

Un grupo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) están estudiando las propiedades de la vitamina D y sus propiedades para prevenir y combatir la obesidad y otras enfermedades asociadas. Estudios derivados de investigaciones que relacionan la falta de esta vitamina con altos índices de obesidad y con el desarrollo de determinados tipos de cáncer (colon, próstata y mama).

Los investigadores del CIBERobn estudiaron la relación entre la deficiencia de vitamina D y el síndrome metabólico, una conjunción de factores de riesgo cardiovascular en un mismo individuo, como la diabetes o la hipertensión, con un nexo común que es la obesidad, sobre todo de tipo abdominal.

El déficit de esta vitamina se asocia al síndrome metabólico y la alteración en los niveles de lípidos (colesterol y triglicéridos). La vitamina D, pertenece al grupo de las liposolubles, pueden almacenarse en el cuerpo, sin necesidad de consumirse diariamente e interviene en la absorción del calcio y el fósforo en el intestino, y puede obtenerse tanto de los alimentos como del sol.

Los alimentos que aportan vitamina D son los lácteos, los cereales, los frutos secos, verduras y hortalizas. Pescados como el salmón, atún, arenque, sardina, ricos en ácidos grasos omega 3. La vitamina D es producida también por el cuerpo al exponerse a los rayos ultravioletas del Sol.

Lo que se recomienda es combinar la alimentación incorporando alimentos ricos en vitamina D con la exposición al sol de 15 minutos diarios.

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *