La Irregularidad en los horarios de las comidas engorda

Profesora titular de Fisiología y Bases Fisiológicas de la Nutrición en la Universidad de Murcia, Marta Garaulet (doctora en Farmacia)

Su ponencia en el II Congreso de la FESNAD se centra en “Nutriómicas en obesidad”.

Se refiere a la interacción de la nutrición y distintas ciencias relacionadas con la genética. Lo interesante es que mediante nuestros hábitos de vida o nuestra alimentación somos capaces de interactuar con nuestros genes y provocar que estos se expresen o no. Si impulsamos la expresión de los genes protectores para la salud y que se apaguen o no lleguen a expresarse los genes que son dañinos, habremos logrado un hito. Además, la nutrigenética aspira a conocer la variante génica que dicte el diseño de una dieta a medida que ayude a alcanzar los objetivos de pérdida y mantenimiento de peso.

Han comprobado una respuesta distinta a la dieta según los polimorfismos o las variantes genéticas de cada individuo, entre ellos el gen “clock”.   “Modulamos nuestros genes con las decisiones que tomamos en nuestros hábitos de vida y de alimentación”

Nuestro objetivo fue examinar diferentes polimorfismos del gen reloj “clock” y su posible asociación con la obesidad de los individuos, la ingesta de energía y grasa y diferentes factores de calidad de sueño en el ser humano. Nuestros resultados mostraron que, de los cinco polimorfismos estudiados, tres se asociaron con la obesidad y la ingesta. Los individuos portadores de la variante génica comían más, dormían menos e ingerían más grasa. Estaban más obesos y, en particular, tenían una mayor obesidad abdominal, caracterizada por ser la de mayor riesgo metabólico.

Los humanos tenemos en nuestro cerebro una región denominada “núcleo supraquiasmático”. Se localiza encima del quiasma óptico y es capaz de poner en hora nuestro organismo, es nuestro reloj central. En él se expresan una serie de genes que dan lugar a proteínas que ponen en marcha el reloj central. Estos genes, llamados genes reloj, forman dímeros y, así, se dividen en dos grupos: unos que activan este reloj central, como el “bmal1” y el “clock”, y otros que lo desactivan o deceleran, como son la pareja “per” y “cry”. La expresión y traducción de estos genes en proteínas tiene un ritmo circadiano, es decir, de 24 horas. Hay unos 12 genes reloj que están en constante funcionamiento en el cerebro humano.

La ciencia ha probado el funcionamiento de diferentes relojes periféricos en distintos tejidos. Recientes descubrimientos confirman que el corazón, el hígado y el páncreas tienen relojes periféricos que funcionan de manera autónoma, aunque el reloj central es capaz de modularlos. Nuestro equipo de investigación ha sido pionero en demostrar que el tejido adiposo humano también dispone de un reloj circadiano interno, lo que tiene gran relevancia en la relación entre obesidad y cronobiología. Nuestros resultados obtenidos en cultivos de tejido adiposo humano han demostrado que la grasa humana expresa genes reloj, que además fluctúan a lo largo de 24 horas y que parecen ser capaces de regular y poner en hora a otros genes importantes del metabolismo adiposo.

Todo apunta a la idea de que en el funcionamiento del tejido adiposo hay horas. Esto podría indicar que el exceso de grasa en el organismo humano, es decir, el sobrepeso y la obesidad, no sólo se asocian con qué comemos, sino también con cuándo lo hacemos. Podría suceder que comer a ciertas horas favoreciera una mayor acumulación de grasa.

Sabemos que un nutriente tan señalado como la glucosa, que se halla básicamente en alimentos del grupo del pan, se absorbe y metaboliza mejor por la mañana que por la noche, lo que puede tener consecuencias metabólicas importantes en el individuo. Otro ritmo circadiano muy conocido es el de los corticoides. Estas hormonas, que ayudan a activarnos, también aumentan el apetito y sus concentraciones son mayores por la mañana para ayudamos a enfrentamos a la actividad matutina. Por la noche, en cambio, los corticoides disminuyen para permitirnos dormir con tranquilidad. Cuando hay alguna alteración en estos ritmos, como en situaciones de estrés o en trabajos a turnos, la fisiología del individuo se modifica, se altera su sueño, su ingesta y se ha descrito que en estas circunstancias el individuo suele engordar.

“El sobrepeso y la obesidad no sólo se asocian con qué comemos, sino también con cuándo lo hacemos”

Todavía estamos lejos de aceptar esta afirmación. Sin embargo, sabemos que retrasar la comida hacia la noche no es adecuado y que, sin embargo, es más aconsejable tomar un elevado contenido calórico en el desayuno, por la mañana. Nuestras hormonas y enzimas tienen horarios fisiológicos marcados por nuestro reloj interno. Si comemos a deshora, no tendremos sincronizadas nuestras hormonas y enzimas fisiológicas con nuestra ingesta, esto puede llevar a una situación de “lipotoxicidad”, es decir, que el exceso de energía que tomemos tenga más efectos negativos sobre nuestro organismo porque se acumule en zonas indeseables, como hígado o páncreas, o que se dificulte su oxidación.

Entonces, la diferencia entre la ganancia y la pérdida de peso está determinada en parte por el momento del día en que se come, más allá del valor energético de la propia comida.

Aunque el valor energético es lo más importante, el momento de ingesta puede condicionar que los alimentos se acumulen más o menos o tengan una mayor o menor lipotoxicidad, aunque todavía falta mucha investigación en este sentido. Sabemos que la alimentación es, junto con la luz, el sincronizador externo más importante de los ritmos circadianos de nuestro organismo. Los humanos comemos, en general, a las mismas horas. Recientes estudios han demostrado que la falta de un patrón regular en los horarios de comidas favorece la obesidad y el riesgo cardiovascular. Si picamos continuamente o alteramos los ritmos de comidas, la información que recibe el organismo es confusa y los ritmos circadianos internos se alteran y causan cambios importantes en nuestro metabolismo, en nuestra ingesta y en el peso. Sabemos que es importante qué se come, pero también seguir una cierta regularidad en las comidas.

Diversos estudios sobre la tolerancia a la glucosa y la actividad de la insulina en el organismo humano demuestran una mayor sensibilidad de las células a la insulina y una mayor actividad de esta hormona durante el día.

La insulina tiene horarios y esto lo saben muy bien los pacientes con diabetes. Por la mañana, sobre las diez, nuestro tejido adiposo es capaz de producir altas cantidades de una proteína llamada “adiponectina”, considerada un ángel de la guarda, ya que nos protege frente a la resistencia a la insulina. Cuando la cantidad de adiponectina es elevada, la insulina funciona mejor y, en parte, es por ello que durante la mañana tenemos una mejor tolerancia a los carbohidratos que por la noche.

Algunos polimorfismos se relacionan menos con cuestiones biológicas o de metabolismo de los nutrientes y se asocian a aspectos psicológicos o de autocontrol cuando se sigue una dieta (abandono de la dieta, falta de voluntad, más estrés…).

Aunque las dietas son una alternativa única en el tratamiento de la obesidad, todavía hace falta un largo recorrido en investigación para mejora su efectividad. El sueño es alcanzar una nutrición personalizada, “un traje a medida” para cada paciente. Para ello es interesante la utilización de diferentes herramientas que nos ayuden a conocer a ese paciente. Entre ellas, el uso de cuestionarios que nos permitan identificar las barreras y obstáculos de cada paciente en su pérdida de peso. También es importante conocer si el individuo es un comedor emocional, incluso estudiar la cronobiología del individuo, sus ritmos de sueño y comida. En un futuro, quizá será interesante conocer los genotipos de ciertos genes diana.

Es fundamental “cambiar hábitos en el paciente y, sobre todo, mantenerlos a lo largo del tiempo”. Más que ayudar a las personas a decidir “qué” cambiar, consiste en conseguir que identifiquen “cómo” cambiar y enseñarles a “controlar los estímulos externos” que les hacen comer. Esto le llevó a fusionar las ideas de terapia conductual con la dieta mediterránea y así surgió el denominado “Método Garaulet”.

Además, al basarse en la dieta mediterránea, la experta asegura que la alimentación es “más rica y palatable que las clásicas dietas hipocalóricas”. “Se puede comer con cuchara, permite caprichos y calorías opcionales para fines de semana y días especiales, y contempla el consumo de legumbres, que aumenta la ingesta de fibra y la sensación de saciedad”.

Fuente: consumer.es

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *