La ingesta de pan no afecta la dieta

El consumo de pan en las dietas de adelgazamiento permite la pérdida de peso en igual medida que en los regímenes que lo excluyen y reduce a su vez el riesgo de abandono de la dieta, según un estudio de la Unidad de Nutrición del Hospital de La Paz de Madrid. Debido a “falsos mitos” muy arraigados entre la población, el pan y los alimentos ricos en hidratos de carbono se eliminan o restringen cuando se quiere perder peso, asegura una de las autoras, la doctora Viviana Loira.

Sin embargo, la comparación entre dos dietas hipocalóricas con pan y sin pan en mujeres con sobrepeso u obesidad ha demostrado que su consumo no interfiere en la pérdida de peso y facilita el seguimiento de la dieta. Al analizar los resultados obtenidos con las dos dietas, los investigadores observaron que en ambos grupos se redujo por igual el peso corporal y la masa grasa, y que el porcentaje de abandonos fue significativamente menor entre las mujeres que hicieron la dieta con pan. Al comparar los resultados antropométricos de los dos grupos, no se observaron diferencias en la evolución del peso corporal y, tras dieciséis semanas, las mujeres de ambos grupos perdieron una media de cuatro kilos.

En el grupo de mujeres que siguió la dieta con pan, el cumplimiento de la dieta se mantuvo estable, mientras que en el de aquellas que excluyeron el pan, las trasgresiones a la dieta fueron aumentando a medida que transcurrían las semana, indicó Loira. Incluir una ración de pan en las comidas también puede aumentar la sensación de saciedad, según se desprende de los resultados de un test de motivación-saciedad al comer realizado entre las mujeres que participaron en el estudio.
Reducir el porcentaje calórico

Así, se obtenía una mayor sensación de saciedad tras la ingesta de un menú hipocalórico con pan a los 60 y 90 minutos de la ingesta, respecto a la sensación que tuvieron las mujeres que comieron el mismo menú con otras fuentes de hidratos de carbono, como arroz o pasta el grupo con pan también se acercó al número de raciones recomendadas para el grupo de los cereales, mientras que el grupo sin pan incrementó la discrepancia con la recomendación.

Además, se observó un aumento del consumo de carnes en el grupo sin pan y, a pesar de que el consumo de azúcares y grasas se redujo en ambos grupos, la disminución sólo fue significativa en el grupo con pan. Los investigadores concluyeron que la exclusión del pan en la dieta puede desplazar las ingestas hacia los grupos de las carnes y las grasas y repercute negativamente en el equilibrio de la dieta y el perfil calórico.

El grupo que siguió la dieta con pan mejoró significativamente su perfil calórico y se aproximó a las recomendaciones nutricionales estipuladas por los expertos, con lo que redujo el porcentaje de grasa y aumentó el aporte de hidratos de carbono. Esta aproximación a los objetivos nutricionales no la alcanzó el grupo sin pan, en el que a pesar de lograr la reducción calórica buscada, el perfil calórico no sufrió modificaciones, según conclusiones del estudio.

Fuente: ABC

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *