La influencia de la publicidad y de los padres en una buena alimentación

La publicidad bombardea la mente de los mas chicos, generando malos hábitos alimenticios, que afortunadamente los padres pueden revertir. Estudios realizados sobre niños de tres a cinco años, divididos en dos grupos que miraron dibujos animados con publicidad manipulada, al primer grupo se lo enfrentó a publicidades periódicas de comida chatarra y al otro a publicidades de comida saludable.

Luego se permitío a los niños escoger un cupón con los alimentos anunciados, en compañia de sus padres. Los padres también participaron de la experiencia, también dividodos en dos, un grupo animó a sus hijos a escoger el cupón del alimento saludable y los otros simplemente no influyeron en la elección d elos niños.

El resultado en el grupo de niños expuestos a la publicidad de comida chatarra fue que el 71% de los niños no influidos por los padres eligieron el cupón de comida chatarra, mientras que en el grupo influido por sus padres sólo lo escogió un 55%.

En el grupo de niños que presenciaron la publicidad de alimentos mas sanos,   sólo el 46 % escogió la comida chatarra cuando los padres eran neutrales mientras que el 33 % lo escogió cuando los padres influyeron en su elección.

De esta investigación se desprende por un lado la gran influencia que ejerce la publicidad sobre los niños desde su primera infancia, y cómo la participación activa   de los padres puede afectar su correcta elección alimenticia. Esto se ve mas potenciado si es contínuo en períodos prolongados y se lo establece como forma de vida.

Una buena nutrición y una dieta balanceada ayudan a que los niños crezcan saludables. No importa si su hijo es un niño pequeño o un adolescente, usted puede tomar las medidas necesarias para mejorar su nutrición y formar buenos hábitos alimenticios.

Cómo pueden actuar los padres:

– Mantener un horario regular para las comidas

– Acostumbrar a los niños a comer con todo el grupo familiar

– Servir alimetos saludables variados de los que el niño pueda escoger.

– Dar un buen ejemplo con una alimentación sana y nutritiva.

– Involucrar a los niños en la preparación de los alimentos y servir la mesa.

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *