Incorporar frutos secos a la dieta para bajar el colesterol

Añadir frutos secos, a la dieta puede reducir el colesterol más de lo que puede solo una dieta baja en grasas. Los alimentos con esteroles vegetales también tienen propiedades de reducción del colesterol conocidas, y en combinación con una dieta más baja en grasas, reducían el colesterol LDL (el malo) en más de trece por ciento. Una dieta baja en grasas sola producía una reducción del LDL de apenas tres por ciento.

“Dar a la gente una dieta enriquecida con componentes alimentarios basándose en su capacidad para reducir el colesterol, se tradujo en una baja del colesterol LDL entre trece y catorce por ciento”, aseguró el Dr. David J.A. Jenkins, catedrático Canadá de investigación en nutrición, metabolismo y biología vascular de la Universidad de Toronto.

Jenkins añadió que esas personas ya estaban “interesadas en la dieta” y tendían a tener dietas mejores que el promedio. “El esfuerzo adicional de elegir los alimentos adecuados tuvo un efecto muy bueno”, anotó.

Los niveles altos de colesterol LDL son preocupantes porque este tipo de colesterol se pueden acumular en las paredes arteriales, aumentando el riesgo de enfermedad cardiaca y accidente cerebrovascular, según el Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI) de EE. UU. Según el NHLBI, los niveles ideales de colesterol LDL son inferiores a 100 miligramos por decilitro (mg/dL). Los niveles entre 100 y 129 mg/dL se consideran casi óptimos.

Los cambios en la dieta, como comer menos alimentos que contengan grasa animal o más alimentos ricos en fibra, pueden reducir los niveles de colesterol, aunque esas reducciones pueden ser modestas. Sin embargo, ciertos alimentos tienen más probabilidades de reducir el colesterol. Según el estudio, esos alimentos incluyen a los que contienen sustancias llamadas esteroles vegetales, como las margarinas enriquecidas; las comidas con cantidades significativas de fibra viscosa como la avena y la cebada; la proteína de soja que se encuentra en la leche de soja, el tofu y los sustitutos de carne de soja; y los frutos secos como las nueces y maníes.

Estudios a corto plazo han sugerido que combinar una dieta baja en grasas y rica en fibra con esos alimentos específicos reductores del colesterol podría reducir los niveles de colesterol tan eficazmente como los medicamentos reductores del colesterol. Sin embargo, no se había realizado estudios a largo plazo sobre los efectos de esta combinación dietética.

A las personas que se les retiró la carne de su dieta obtuvieron mejores resultados. “A los que cambiaron a una dieta más vegetariana les fue mejor”.

Eckel dijo que creía que los alimentos que contienen fibra viscosa probablemente tengan el mayor impacto sobre los niveles de colesterol, mientras que la proteína de soja tiene un efecto mínimo o ningún efecto. Señaló que la AHA sigue propugnando una dieta sana que contenga grandes cantidades de frutas y verduras, granos integrales, proteínas magras y pescado, y añadió que en otoño la AHA publicará nuevas directrices dietéticas.

Pero ambos expertos advirtieron que consumir alimentos reductores del colesterol no quiere decir que se pueda comer alimentos ricos en grasas sin consecuencias. Hay que seguir comiendo esos alimentos de forma moderada, o no comerlos.

Fuente: HealthDay

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *