Dejar la actividad física agrava el desarrollo de diabetes tipo 2

Un estudio de la Universidad de Missouri, en Estados Unidos, que se publica en Medicine and Science in Sports and Exercise, ha descubierto que el cese de actividad física regular deteriora el control glucémico, lo que sugiere que la inactividad puede jugar un papel clave en el desarrollo de la diabetes tipo 2.

“Sabemos que hay pruebas de que la actividad física supone una parte importante del mantenimiento diario de los niveles de glucosa”, ha dicho John Thyfault, autor del estudio. “Incluso a corto plazo, reducir la actividad diaria y dejar de hacer ejercicio con regularidad, causa graves cambios en el cuerpo asociados con la diabetes, que puede tener lugar tras un aumento de peso”.

Para el estudio, Thyfault monitorizó los niveles de actividad y la dieta de adultos jóvenes moderadamente activos. A continuación, los participantes redujeron su actividad física un 50 por ciento durante tres días, manteniendo la misma dieta que cuando estaban activos. Un control continuo de la glucosa de los sujetos durante el periodo de inactividad reveló que se había producido un incremento significativo de los niveles de azúcar. Los picos en la glucosa en sangre tras las comidas pueden indicar un incremento del riesgo de padecer diabetes tipo 2 y enfermedades cardiovasculares.

“Se recomienda andar unos 10.000 pasos cada día”, señala Thyfault. “Según pruebas recientes, la mayoría de los estadounidenses sólo caminan la mitad, unos 5.000 pasos al día. Esta inactividad crónica afecta al control de la glucosa e incrementa el riesgo de desarrollar diabetes”.

Fuente: endocrinologia.diariomedico.com

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *