Chocolate antidepresión

No se sabe todavía es si el chocolate tiene efecto curativo o no sobre la depresión, pero es un alimento estimulante especialmente consumido por los que están deprimidos.

Para verificar su efecto se realizó un estudió sobre los hábitos de consumo chocolate sobre individuos que no consumían antidepresivos ni trenían problemas cardiovasculares, diabetes o niveles de colesterol elevados.

Los resultados verificaron que las personas con depresión consumen 8,4 porciones de chocolate por mes frente a las 5,4 de quiénes no lo están.Los más deprimidos comían la mayor cantidad de chocolate, en torno a 11.8 porciones al mes, tanto en hombres como mujeres.

Muchas personas creen que “cuando se sienten bajas de ánimo, el chocolate hace que se sientan mejor”, dijo la investigadora principal, la Dra. Beatrice A. Golomb, profesora asociada del departamento de medicina familiar y preventiva de la Universidad de California en San Diego.

El chocolate, sobre todo el chocolate negro, se ha relacionado en otras investigaciones con una mejor salud cardiovascular y longevidad, debido posiblemente a sus propiedades antioxidantes, su relación con la depresión podría tener varias explicaciones, se cree que mejora el estado de ánimo, podría ser una forma de “automedicación”, explicó Golomb.

“La naturaleza de la ‘comida emocional’ o de los ‘alimentos reconfortantes’ es compleja”, dijo el Dr. Gregory Simon, psiquiatra e investigador en salud mental del Instituto de Investigación de Salud de Grupos, en Seattle. “Cuando las personas se sienten deprimidas o angustiadas se inclinan por ciertos alimentos debido a su contenido nutricional, tales como más grasa o azúcar refinada, o su significado emocional, porque algunos alimentos son vistos como algo que da placer o consuela, o sus cualidades prácticas, debido a que algunos alimentos requieren menos motivación o energía para prepararlos”.

Segun el Dr. Lorrin Koran, “el chocolate tiene muchas ventajas además de sus posibles placeres”, está disponible, es barato, no pierde su cualidad de inducción del placer con su consumo repetido, no requiere que esté relacionado con otras personas y culturalmente está aprobado como fuente legítima de placer.

HealthDay, FUENTES: Beatrice A. Golomb, M.D., Ph.D., associate professor of medicine, University of California, San Diego; Gregory Simon, M.D., M.P.H., psychiatrist and mental health researcher, Group Health Research Institute, Seattle; Lorrin Koran, M.D., professor emeritus, psychiatry and behavioral science, Stanford University School of Medicine, Stanford, Calif.

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *