Alerta: los niños tienen mayores riesgos de salud

Debido a su alimentacion basada especialmente en snacks y comidas altas en azúcares y grasas, los niños sufren un altísimo riesgo de sufrir hipertensión y diabetes ligada a la obesidad.

Los niños en EE.UU. como la mayoría de los paises, suelen   merendar   más papitas fritas, dulces y otras comidas chatarras lo que contribuye a altos índices de obesidad infantil, revela hoy un estudio de la Universidad de Carolina del Norte-Chapel Hill.

El incremento del 27 por ciento del consumo de refrigerios con muchas calorías está poniendo el riesgo la salud de los menores de edad por el desarrollo de enfermedades como hipertensión, diabetes y complicaciones del corazón.

“El estudio demuestra que niños de muy corta edad comen al menos tres meriendas al día. Esto es alarmante porque se crean hábitos alimenticios disfuncionales que resultan en sobrepeso y obesidad”, afirmó Barry Popkin, autor del estudio.

“Estas comidas contienen poco o casi nada de nutrientes”, enfatizó Popkin, profesor de nutrición de la Escuela de Salud Pública Global de UNC.

El estudio analizó los hábitos alimenticios de 31.000 menores de edad entre los años 1977 y 2006. Los investigadores encontraron que el porcentaje de calorías aumentó de 168 a 568 y que entre los niños de 2 a 6 años consumen un extra de 181.

“Otro hallazgos sorprendente es que los niños comen más dulces lo que contribuye además a desarrollar caries en los dientes”, apuntó Carmen Piernas, estudiante de doctorado en la rama de nutrición y salud de UNC.

Asimismo, el estudio destacó que los menores tienden a escoger menos frutas frescas como manzana o vegetales a la hora de la merienda y prefieren los jugos enlatados a los productos frescos con altos contenidos de nutrientes requeridos para su desarrollo.

Los investigadores recomendaron aumentar la actividad física de los pequeños, eliminar la venta de comida chatarra en las escuelas y que el Gobierno regule o restrinja los anuncios publicitarios de la venta de esas comidas no saludables.

Otra investigación sugirió que incluso antes de nacer, los niños hispanos y afroamericanos tienen más posibilidades de convertirse en personas obesas que los blancos por los malos hábitos alimenticios de las madres.

Fuente: La opinion

Avatar de Anónimo

Claudia Tallone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *